lunes, 14 de abril de 2014

Hoy en el parque...

Esta tarde en el parque he vivido un momento de comadreo mágico, y quiero compartirlo con otras madres lactantes!

Amamantar en público a un niño que habla, corre, juega y come hasta guacamole puede ser una fuente de conflicto. En un país como USA en el que sólo un 10% amamanta de forma exclusiva a sus bebés los primeros 6 meses de vida, ver a un niño de 20 meses mamar es una rareza, y mamar en la calle mucho más! 

Desde que empecé a trabajar, cuando mi bebé de pecho tenía 15 meses, la toma que más le importa es la de cuando llego del trabajo. Y normalmente lo recojo en el parque donde está con su Nana jugando y nos da tiempo a seguir jugando un rato más. Así que la mitad de los días nos toca amamantar en el parque, a la voz de 'Mamá teta, banco aquí este!'. Esto despierta todo tipo de miradas de sorpresa, y algunas de desaprobación, e incluso comentarios. Y siempre siempre siempre una pregunta unánime 'Pero cuantos meses tiene? Y hasta cuando le vas a dar?'.


Pero hoy cuando estábamos en el banco mientras él contestaba con la cabeza a las preguntas que yo le hacía sobre su día, sin perder el 'grip' de su teta, se nos acercó una niña de 2 años mirando con mucha curiosidad y sin disimulos qué estábamos haciendo. Y detrás la madre.. Que ya pensaba yo que iba a venir a quitarla de en medio para evitar preguntas o explicaciones incómodas! Pero no tenía la cara propia de otras madres del parque, esa cara de estar incómodas y no saber qué decir, o si tienen que decir, o no decir... Le dijo algo a la niña en portugués-brasilero y se sentaron en el mismo banco a amamantar tan ricamente!!

Yo estaba feliz! Y ella incluso más! Le decía a su hija 'ves, tu no eres la única que toma pecho!' Por supuesto nos pusimos a hablar de la lactancia prolongada, de cuantas tomas al día, de las noches, y de como la gente se queja de que la siga amamantando. Y eso es lo peor, que la gente comente delante de tu hija, que está mamando, y haciendo algo que ella entiende como natural, que tenga que oír comentarios impertinentes sobre si eso está bien o está mal!

Pero el haber amamantado en público y tener la oportunidad de que otra madre se sienta cómoda al verme y se ponga a amamantar a su hija de 26 meses, merece la pena por todas las miradas esquivas. 

Sigo pensando que si pasamos de los 2 años (que era mi meta inicial, y que sinceramente sigue siendo) vamos a pasar a amamantar en el 'armario', jajajajajajaja. Pero después me doy cuenta de lo importante que es normalizar la lactancia, que no sólo ocurre los primeros meses de vida, lo natural es que continue hasta pasado el año. Que lo saludable, según la evidencia científica, es que dure mínimo 2 años y si amamantamos de forma pública ayudamos a que la lactancia a cualquier edad de vea como algo normal.



Y tú? Te metiste en el armario llegada cierta edad? Has mentido sobre haber destetado ya a tu bebé y en la intimidad de tu hogar seguíais lactando felices? Has amamantado en la calle y has recibido comentarios de aprobación y apoyo? Cuéntanos ese momento en el que te alegraste de haber amamantado a tu niño en público!

martes, 8 de abril de 2014

Yes we can!!

Desde que nació mi hijo  le ha gustado mamar por las noches. Mi madre me pronosticaba que antes de terminar la cuarenta ya estaría durmiendo 6 horas seguidas por las noches... La realidad es que en los primeros 6 meses no hizo algo así ni 3 noches. Si dormía 4 ó 5 horas seguidas alguna noche me daba con un canto en los dientes!

El pico de despertares nocturnos llego con los primeros pasos! Qué desesperación, 5 o 6 veces se levantaba cada noche. Pero la verdad es que todo pasa y llevábamos mucho tiempo que se despertaba 1 sóla vez por las noches, se tomaba una teta rápida y antes de terminar ya se daba la vuelta para volver a dormirse. Y esto para mi era equiparable a una noche entera de sueño!

Pero llegaron las primeras muelas, y aunque no hubo lloros, ni fiebre, ni nada demasiado drástico, el sueño si que se resintió! Sobretodo el mío, porque el niño con su teta era feliz, y mientras la tuviera cerca seguía durmiendo. Pero yo pase unas noches de mucha desesperación!

Así que un día dije 'Se acabó!' después de 16 meses dándole de mamar todas y cada una de las noches de su vida hoy las tetas se van a dormir! Y no hay más tetas hasta por la mañana!

Al principio no me lo creía ni yo, y mientras le ponía en pijama y le explicaba cual iba a ser el plan, pensaba 'a ver lo que duro, que al 5 llanto berreando TETA TETA TETA, ni plan ni nada'. 

Nunca he sido fan del 'cry-it-out' o médotos afines al 'Duérmete niño'. Pero el llanto es ineblitable, sobretodo en un niño frustado, así que llorar en los brazos de papá o mamá sí es algo que tolero con facilidad. Y cada vez que se despertaba, lo abrazaba (tumbada en la cama, ni me sentaba) y le decía 'las tetas están a mimir', y así 3 y hasta 4 veces, cuando veía que no había teta pedía agua, y de vuelta a dormir. Llegó la mañana y no había mamado en toda la noche!!!

Yes we can!! Podemos pasar la noche sin mamar, con poco llanto y bastante descanso!!! De verdad pensé que no iba a ser posible... Así que por muy emborricado de la teta nocturna que sea tu bebé, que sepas que se puede! Si pudimos nosotros puede cualquiera! Aunque si tu bebé tiene menos de 4 meses no te recomiendo que hagas ningún destete nocturno, puedes poner en peligro la lactancia a largo plazo.

Ya una vez que sé que se puede, y una vez que pasaron estos días negros volví a darle el pecho durante la noche, pero 1 o 2 veces, que es más llevadero. Total ya lo tengo destetado durante el día con la vuelta al trabajo destetarlo de noche sería destetarlo por completo, y todavía no estamos preparados.

Y tu bebé, sería capaz de pasar la noche sin pecho????

viernes, 28 de febrero de 2014

Necesito ayuda

La semana pasada recibí esta carta anónima en uno de los comentarios de un post antiguo y me ha conmovido tanto que he decidido dedicarle una entrada. Os dejo la carta, con mi respuesta y os animo a dejar cualquier comentario o consejo para esta madre.

Hola. Necesito ayuda.

Soy madre de un bebe de 8 semanas. Vivo en UK y el mismo dIa que di a luz por cesárea urgente ingresaron a mi padre en la UCI en Madrid. Pregunté cuando podía viajar de tal forma que fuera seguro para los dos y me dijeron que inmediatamente. Supongo que al principio mi aporte de leche fue bueno a pesar de que el pezón me dolía horrores sin tener grietas porque el bebe recuperó el peso perdido inicialmente. A partir de entonces empezaron los problemas y retrasé mi viaje por precaución. El niño se dormía al pecho, pasaba horas mamand, lloraba continuamente. Sólo le calmaba y ocasionalmente los brazos. Desesperados le dimos el chupete. Las cacas eran persistentemente verdes. Todo esto lo consulté varias veces con las matronas (aquí no hay pediatras extrahospitalarios) y me dijeron que estaba dentro de la normalidad basándose en el peso recuperado a pesar de que la tercera semana sólo había engordado 60gr. Me recomendaron vaciar el pecho antes de cambiarlo de lado. La cuarta semana no pude pesarlo porque tenía cita en el consulado para solucionar los papeles y poder viajar. Tuve que ir tres veces a Londres (2 horas en tren), dias que recuerdo haberle puesto poco al pecho.

Llegué a Madrid a las 4sem 1/2 y los médicos me confirmaron lo que ya me temía, que no se podía hacer nada por mi padre. Como yo sabía que algo iba mal, había pedido cita con el pediatra y al día siguiente llevé al niño. Estaba desnutrido y deshidratado. Fue la gota que colmó el vaso y me vine abajo. Me dijo que tenía poca leche, que siguiera con pecho, 10min como mucho en cada uno y que empezara con suplementos. Empecé con fórmula inmediatamente utilizando las tetinas Calma de Medela y al mismo tiempo empecé a sacarme leche, salía poca. Dos días más tarde fallecía mi padre con lo que la cantidad de veces que pude sacarme leche y ponerme el niño al pecho dejo mucho que desear. Me quedé en Madrid una semana más con mucho ajetreo y poca tranquilidad pero conseguía un biberon al día con el sacaleches, convencida que el problema era que yo tenía poca leche y por lo tanto me conformaba. El niño mejoró espectacularmente. Una semana más tarde el pediatra me dijo que no me atormentara y que si en 15 dias no mejoraba la cantidad de leche que lo dejara. Me frustré muchísimo.

Una vez regresé a casa empecé a leer y leer para entender que había ocurrido y para ver si conseguía mejorar mi producción. Me di cuenta de todos los errores cometidos,
- No haberme informado bien antes de dar a luz, lo que me hace sentir culpabilísima. Me habría dado cuenta de que el dolor del pezón al mamar, la irritabilidad del bebe, el necesitar el chupete y el que las cacas fueran persistentemente verdes son todos signos de mala lactación.
- Igual no me subió la leche en condiciones pero creo que fue más decisivo el echo de no dar la teta con regularidad y a demanda.
- No haberme dado cuenta que el niño lloraba de hambre y no por cólicos.
- Haber introducido el chupete. Ahora se que está contraindicado por enmascarar problemas de lactancia.
- No haber empezado a sacarme leche antes.
- No haberme sacado leche con regularidad.

El caso es que me resisto a darme por vencida a pesar del poco apoyo a mi alrededor ya que insisten en que estoy obsesionanda y que no es tan importante... Creo haberlo intentado todo (salvo usar métodos alternativos al biberon) pero la situación no mejora y además me temo que el niño es demasiado mayor para reenseñarle a mamar. No consigo más de 150cc de leche al día aunque si es cierto que ha mejorado un poquitin y lo peor es que el niño rechaza el pecho a pesar de ofrecerle chorritos. Se engancha, succiona un ratin y o bien se queda dormido o bien se pone nerviosísimo y llora sin consuelo. El suplemento se ha convertido en una toma completa.

Estoy muy frustrada pero me resisto a tirar la toalla a pesar que empiezo a tener serias dudas de que mi situación sea mejorable. Agradecería cualquier consejo.

Muchas gracias y enhorabuena por tu blog

Y la respuesta

Hola!
Muchas gracias por contar tu experiencia y compartirla en este blog. Ha tenido que ser un camino muy dificil... Antes que nada, siento muchísimo que hayas tenido que enfrentarte a la muerte de tu padre con ingreso en la UCI estándo lejos de tu país y además teniéndote que ocupar de tu recién nacido y en el proceso de convertirte en madre por primera vez. Lo que has hecho es muy duro y por lo que cuentas lo estás manejando muy muy bien! Animo!

Con respecto a la lactancia, el comienzo no parece haber sido el mejor, y no sólo por los errores que comentas, todo es estrés añadido no ayuda. Pero tienes que pensar que cada gota cuenta! Todos los calostros que tomó, y cada vez que le das leche materna, a chorros desde el pecho o en biberón el oro líquido que le estás dando! Así que incluso si te parece poca cantidad es muy importante, para él y para su salud, y para tuya también!

Si no estás dispuesta a tirar la toalla y quieres conseguir aumentar la lactancia materna o incluso hacerla exclusiva, no te rindas. Busca apoyo y gente que te entienda y que reconozca que sí es importante. Un grupo de la liga de la leche en tu ciudad sería estupendo. Y tienes razón, es importante, pero no es lo único. Y sería una pena no conseguir que vuestra lactancia sea exclusiva, pero en la maternidad, como en todo en la vida, hay cosas que se escapan de nuestro control, y hay que aceptarlo así.

Puede ser que incluso siguiendo una rutina de extracción con el sacaleches, y re-educando a tu hijo para mamar al pecho nunca consigas mantener una producción suficiente para que la lactancia sea exclusiva. Lamentablemente las primeras semanas son importantes para mantener la lactancia a largo plazo, y en tu caso hubo causas de fuerza mayor, que escapan a tu control y que hicieron que la producción no se estableciera debidamente. Y hay que aceptarlo.

Te recomiendo que leas artículos sobre re-lactación, porque aunque no te lo puedo garantizar al 100%, hay probabilidades de que consigas una lactancia en exclusiva si te sacas leche cada 2 o 3 horas todos los días. Y si hay leche en el pecho TODOS los bebés tarde o temprano acaban agarrandose al pecho de su madre. 

Conozco muchos casos de lactancia en diferido (sacaleches-biberon), y algunos bebés aprenden a mamar a las 3 días, otros a los 5 días, otros tardan 3 semanas, 2 meses, 6 meses, o más, pero teniendo leche en el pecho y paciencia todo se consigue. Leeté 'El arte femenino de amamantar' si no lo has hecho ya.

Te recomiendo el blog de una amiga mia, que después de abandonar la lactancia a las 2 semanas, y estar 4 semanas sin leche en absoluto (nada de nada! Ni 150cc al día, ni nada!) consiguió relatar y enseñar a su hijo a mamar, lo amamantó en exclusiva durante10 meses, y hoy sigue dandole el pecho con casi 3 años. http://motherhoodineden.com

Pero tienes que aceptar que quizá no lo consigas y que lo estás haciendo genial, y cada gota de leche materna es como medicina de la buena para tu bebé!!!
Mucho ánimo y espero que nos cuentes cómo te va!
Besos!

lunes, 10 de febrero de 2014

Ahhh! Pero le pones collar...

Pues si, mi bebé tiene un collar y es de ámbar para que no le duelan los dientes. Es una cosa homeopática, natural y un poco comeflor, pero sabes qué? Funciona!!! Y ahora que han salido las 4 primeras muelas y que ya nos quedan muchos menos dientes de los que han salido me atrevo a publicarlo. El collar de ámbar para los dientes funciona!!!



Al principio era un poco escéptica y no terminaba de creérmelo del todo. Se supone que el ámbar en contacto directo con la piel libera aceites que contienen ácido succinico, que es un anti-inflamatorio natural y esto alivia el dolor que la inflamación de las encía le produce a los bebés cuando le salen los dientes. 



La realidad es que daño no hace, y el collar está especialmente diseñado para bebés, cada cuenta está anudada de manera independiente para que no salgan todas si se rompe y no se las traguen. El cierre es de seguridad sin metales ni nada por el estilo. Y además queda bastante molón! Así que con los primeros síntomas a los 3 meses se lo planté. 



Al principio noté que babeaba mucho menos cuando se lo ponía, y después de usarlo varios días cuando se me olvidaba ponérselo lo veía mucho más inquieto y mordiendo todo bastante más. No te voy a decir que con el collar dejen de meterse todo en la boca, porque no es verdad. La boca sigue siendo su principal via de reconocimiento del mundo exterior, pero ya no lo roen todo como posesos. 

Más adelante cuando de verdad empezaron a salir dientes sin parar me di cuenta de lo bien que nos iba. No había lloros, ni despertares nocturnos extras, ni medicación, ni tabletas homeopáticas, ni coñac, ni anestésico en gel, ni nada de nada. Después de el sueño del bebé, el segundo tema preferido de las mamás en el parque son los dientes del bebé, y nosotros no teníamos mucho que aportar a la conversación. Lo único que podíamos decir es yo uso el collar de ámbar y me funciona. A lo que caben 2 respuestas 'Yo también, es genial, verdad?' o 'Ahhhh...' y mirada de está es una hippie.

Conozco a muchas madres que lo usan y suelen estar bastante encantadas! El único miedo es si se loan, se ahogan, se lo traga... Que rompan el collar o se lo quiten lo veo bastante improbable si compráis uno especialmente diseñado para bebés. El collar es muy cortito y no se pueden liar en él, de todas formas yo se lo quitaba por las noches. Pero para madres aprensivas también lo tienen en versión tobillera que ya si que no da ningún miedo y está en contacto directo con la piel igual. Y con lo de tragárselo... A nosotros se nos rompió una de las cuentas, y encontramos una mitad... Asumo que la otra mitad se la trago, y como el ámbar no es tóxico y es bastante inerte la cagaría y aquí sigue tan pancho!

El collar es algo caro, como unos 20 Euros, pero si lo comparas con el gasto de 2 años, en Dalsy, baberos, cualquier remedio homeopático que la desesperación nos llega a comprar etc, merece bastante la pena!


Si os animaís a comprarlo tened cuidado, que esté diseñado para bebés y que sea sin pulir ni tratar! Dicen que cuanto más oscuro mejor funcionan... Le pondrías a vuestro bebé un collar molón de ámbar? Gisselle Bunchen si!   

miércoles, 29 de enero de 2014

El bebé de pecho y sus manías

Si, los bebés de pecho son un amor, todo ternura, tan tocones y abrazables... Pero tienen sus manías y según la edad les da por hacer según que cosas que no tienen ni un pelo de gracia!!!

Este es un post de queja! Pero intentando entender porqué hacen lo que hacen y cómo remediarlo, en la medida de lo posible... 


Mi bebé demostrando los avances en sus agilidades motoras finas... Qué mania!!

Lo primero que empieza a hacer un bebé de pecho cuando ya lo peor de la lactancia ha pasado y la cuarentena queda atrás, es distraerse! Las tomas dejan de ser tan largas, y ya no son tan seguidas. El niño sabe mamar y lo hace rapidito y bien y todo es un placer. Pero alrededor de lo 3 meses (algunos mucho antes, y otros después), la teta ya está muy vista, y cualquier cosa que pase a su alrededor es lo más interesante que se puede ver en el mundo! Hablo de moscas pasando, pájaros piando, la música del telediario, etc. Ya no digamos si es el hermano mayor jugando, o los niños del parque, o el camarero que pregunta, tu amiga que saluda... A la menor oportunidad, zas, giran la cara y ahí te quedas tú, con el pezón al aire y le teta llena de leche sin forma de que el bebé mame. Y cómo esto le pase mucho un día después para compensar toda la noche se la pasara mamando. Para ponerle solución lo mejor es encerrarse en un cuarto que ya tenga muy visto y poner el sillón contra la pared por lo que pueda pasar... Paciencia!

Cuando el bebé es más mayorcito, quiere empezar a gatear y es capaz de darse la vuelta, las tomas se convierten el Lactates, una sesión de Pilates al pecho. Se mueve, se gira, se sienta y se levanta y se vuelve a sentar, y todo esto sin pender el agarre del pezón... Una manía muy molesta y dolorosa incluso! Pero es que no pueden perder ni un minuto de duro entrenamiento! Para esto la mejor solución que encontré es buscar una postura donde el movimiento esté limitado, por ejemplo en el porta bebés. Sí, hubo varias semanas que la toma tenía que empezar de pie con el bebé en la mochila muchas veces, después ya nos podíamos sentar. No es lo ideal pero funciona...

Después llega el manejo fino de las manos y los deditos, y todos los orificios de tu cara son la mejor mesa de actividades del mundo! Rieté tú de los juguetes inspiración Montessori... No se libran ni las orejas! Esta mania es más cómoda de quitar! Puedes ponerte un collar grandote de colorines y con eso se entretienen, o le das la manita y todos felices! 

Más adelante cuando la alimentación complementaria está bien establecida y la teta va perdiendo terreno, también pierde leche, y la bajada de la leche llega más tarde en la toma. El bebé tiene que pasarse un buen rato estimulando el pezón para que empiece a fluir la leche de verdad. Y cómo acelerar el proceso? Pues estimulando el otro pezón! Y ahí se pasa busca que busca dentro de la camisa y del sostén hasta que encuentra. Y esta en la manía de mi bebé de pecho que más me ha molestado y que más trabajo me ha costado quitarle!! Lo bueno es que no lo suelen hacer hasta el año o más, así que a estas alturas entienden bastante. Al final me tuve que cerrar en banda y decirle 'La otra teta no se toca que a mamá no le gusta eso' y quitarle la mano con decisión. Y repetirle lo mismo una y otra vez, incluso si estaba ya casi dormido y quitarle la mano lo despertaba y lo cabreaba. Aún así hay que estar pendiente, porque al menor despiste vuelve a sintonizar el otro pezón! Que cansino!!

Esta última manía casi nos cuesta un destete, porque de verdad que me ponía negra! Pero tomando cartas en el asunto y cambiando algunas cosas hemos vuelto a una lactancia tranquila y feliz por las dos partes. Así que si hay algo de la lactancia que no te gusta hasta el punto de dejarla por completo, cambia lo que no te gusta y sigue dando el pecho!

¿Qué manias tenían vuestros bebés que no podías aguantar? ¿Cómo lo solucionasteis? 

lunes, 23 de diciembre de 2013

Mi bebé rechaza un pecho

Y me refiero a que el bebé rechace un pecho y solo uno! Que mame felizmente de uno que de el otro no quiera saber nada… Sobre los bebés que rechazan los 2 pechos podéis leer más aquí.

Una de mis clientas postparto me llamó el otro día después de 4 meses desde la última vez que nos vimos diciendo que su niña de un día para el otro se había enfadado con un pecho y no conseguía que mamara de ese pecho casi nada.




Para bien o para mal tenemos 2 tetas. Y que los bebés tengan alguna (o mucha) preferencia es bastante corriente. Muchas veces prefieren el pecho del que mamaron por primera vez en su vida, se les queda grabado. Algunas prefieren el pecho de que sale más cantidad de leche y otras veces de que no sale la leche tan rápido! Mi bebé prefiere el derecho, y con mis amigas en EEUU solemos decir 'Left boba is just not right', 'La teta izquierda simplemente no es la derecha (o no está bien)' aprovechando el juego de palabras.

Cuando la preferencia del bebé está muy marcada desde el principio podemos usar algunos trucos para conseguir que mame al menos 2 o 3 veces al día y así seguir produciendo leche en los dos pechos. Aprovecha cuando el bebé esté dormido, recién despertado, en los despertares nocturnos, o a punto de dormirse para darle la que menos le gusta. Cuando esté muy alerta y luche por tomarse su teta preferida es inútil intentarlo, sólo te servirá para frustrarte y frustrarlo y que se enfade aún más con la menos preferida. Intenta cambiarlo de pecho sutilmente sin cambiarlo de postura corporal durante la toma, si son pequeños pueden no darse casi cuenta del cambio!

Tampoco es que haya ningún problema en dar un solo pecho durante toda la lactancia. Al menos problema médico, porque si que puede ser incómodo para la madre tener un pecho más grande que el otro.

Sin embargo si un bebé que muestra poca preferencia por un pecho u otro durante la lactancia un día decide que ya no quiere mamar de uno de ellos, puede tratarse de otro tipo de problema. Si no hay inflamación, infección ni abscesos en los días previos al rechazo en el pecho, podemos pensar si algo ha cambiado en el niño, vacunas, caídas, heridas… Puede ser que nunca entendamos porqué está dejando un pecho mientras mama tranquilamente del otro. Puede que sea un primer paso hacia el destete, o que cuando esto ocurre al final de la lactancia, la madre decida acelerar el proceso de destete. 

Existen algunas publicaciones científicas que indican que el rechazo de un pecho (o de la leche de un pecho) puede ser una señal de un proceso canceroso en el pecho rechazado. El propio Carlos Gonzalez hace referencia a esto en su libro. Leer esto me puso un poco nerviosa, y me fui directamente a las fuentes. Las publicaciones son específicamente 3, la primera de los años 60, con un médico cirujano que trató a las pacientes de cáncer y que a posteriori les hace unas entrevista sobre lactancia, con bastante poca información de cómo, cuánto y porqué… Pero parece que los bebés de las pacientes rechazaron el pecho antes del diagnóstico del tumor maligno. Las otras 2 publicaciones son de 1994 y 1996, con 4 y 6 casos parecidos cada una. Sin embargo me gustó mucho leer otro artículo de una IBCLC en el que reportaba 5 casos de pacientes con diagnostico de cáncer pecho durante la lactancia. La entrevista a las madres y el manejo clínico de la lactancia en estos casos está mucho más detallado, y sólo en un caso se observó preferencia sobre el pecho libre de tumor, y en ningún caso rechazo del pecho afectado.

Así que si de la noche a la mañana tu bebé se enfada con un pecho sí y otro no, y no puedes explicarte porqué ha pasado, no pienses que es que tienes un tumor seguro! No llegan ni a 30 los casos descritos! Pero como más vale prevenir que curar, ve a que un médico te haga una exploración de la mama, o incluso una ecografía, y no está de más repetir la exploración a los 4 meses. De hecho todas las mujeres dando el pecho o no deberíamos de hacernos autoexploraciones cada mes! Y si encuentras algún bulto nuevo que no desaparece tras la toma y persiste tras 48 o 72 horas, a pesar de hacer baños calientes, tomas frecuente y masajes, ve a que te lo exploren, incluso si tu bebé sigue mamando tan ricamente del pecho. El diagnóstico del cáncer de pecho en la mujer que amamanta muchas veces se retrasa por el mal manejo médico o por la falta de alerta en la mujer. No todos los bultos en el pecho son achacables a la lactancia y deben de vigilarse de la misma manera que en la mujer que no da el pecho.

Pero volviendo al tema de la asimetría ¿Cual es el pecho preferido de tu bebé? ¿Y cuanto de preferido es?


sábado, 21 de diciembre de 2013

Galletas de Lactancia de Coco

No sé si ya lo había contado, pero desde hace unos 6 meses coordino un grupo de apoyo a la lactancia como consejera certificada. Es un trabajo voluntario pero muy gratificante. Vienen madres con bebés de todas las edades, con problemas, con preguntas, o sólo para ofrecer su apoyo a otras madres que lo necesiten y es un par de horas al mes en las que nos lo pasamos genial!

Si tengo tiempo la tarde anterior me gusta hacer algún bizcocho o galletas de lactancia para la madres! Os dejo la receta de las últimas que he hecho porque estaban buenísimas! Y eso que no me gusta el coco!



Galletas de Lactancia de Avena y Coco

Ingredientes

1taza y media de harina de trigo
1 cucharadita de bicarbonato
1 cucharadita de canela
2 cucharadas de levadura de panadero
1 pellizco de sal
225 gr de mantequilla
1 y media de azúcar
1 cucharada de alpiste molido
2 cucharadas de agua
1 cucharadita de extracto de vainilla
1 taza y media de copos de avena 
1 taza de virutas de coco

Precalentar el horno a 180ºC y mezclar el alpiste molido con el agua, y dejar que se rehidrate.
Mezclar la harina, la avena, el bicarbonato, la canela, la levadura y la sal y reservar.
Batir el azucar y la mantequilla a punto de pomada y después añadir el alpiste con el agua. Combinar bien y añadir el extracto de vainilla. Ir agregando los ingredientes secos y por último añadir las virutas de coco. En una bandeja de horno distribuir la masa en bolitas (tamaño de bola de golf) y hornear durante 12 o 14 minutos hasta que estén doradas.