jueves, 7 de febrero de 2013

Evitar una cesárea innecesaria



Por suerte o por desgracia nuestro hijo vino a nacer a Miami, donde la tasa de cesáreas en los partos hospitalizados es del 60%. Esta cifra se aleja mucho de las recomendaciones de la OMS (Organización Mundial de la Salud) de 10-15%. Una cesárea es una intervención de cirugía mayor, que se asocia con un mayor riesgo para la madre y el hijo y sólo debería llevarse a cabo en casos de extrema necesidad, cuando verdaderamente la intervención puede salvar 2 vidas. ¿Pero qué está pasando en South Florida?

El miedo a pasar por el quirófano sin necesitarlo me ayudó a investigar y buscar los recursos necesarios para que me permitieran parir a mi hijo incluso estando en un hospital. El sistema sanitario en USA es un negocio, y bastante próspero. Pero la salud no deja de ser un servicio social, y cuando se convierte en negocio pasan cosas raras. El paciente no tiene la formación para tomar decisiones, por eso vamos al médico. Pero cuando el médico, o si queremos pensar bien, el jefe del médico (el hospital) piensa en hacer dinero las decisiones que tomamos pueden no estar basadas completamente en la salud del paciente.

Lo primero que hice fue contratar a una Doula, una consejera que ayuda física y emocionalmente a la madre durante el embarazo, el parto y el postparto. Sólo la presencia de una doula en el parto disminuye el riesgo de cesárea a la mitad. Gracias a ella encontré a un médico que compartía mi filosofía con respecto al parto. Estaba dispuesto a permitir que me moviera durante el trabajo de parto, a no sugerirme que necesitaba epidural, a no aumentar las contracciones con oxcitosina, a no ponerme una vía con fluidos si no los necesita, a no romperme la bolsa amniótica, a monitorizar al niño de forma intermitente, a no lacerarme con una episiotomia, a dejarme empujar en la postura que yo decidiera y a permitirme estar con mi hijo desde el alumbramiento. No os penséis que soy una loca de la colina y que la ciencia ha avanzado así que no hay porque parir de esa manera, como los animales. Es verdad la ciencia ha avanzado y en los últimos años se ha visto como todos esos avances impiden que las mujeres den a luz de forma segura, todos esos avances tienen un riesgo y deben ser utilizados sólo cuando sean necesarios, sopesando el riesgo/beneficio. No son cosas raras que yo quería hacer, son simplemente las recomendaciones de la OMS para partos de bajo riesgo. Cuando le preguntamos a mi médico que por qué su hospital tenía esa tasa de cesaréa (nos quedamos con las ganas de preguntarle por qué el CDC (Center for Disease Control) no hacía nada al respecto) nos dio una respuesta honesta: ‘Los médicos estamos entrenados para responder a la enfermedad, y si pasamos demasiado tiempo con la parturienta vemos cosas que nos asustan y respondemos. No estamos entrenados para atender partos naturales, y al final intervenimos cuando no hay necesidad. Y este Hospital es un negocio, no se puede permitir a una parturienta ocupando una habitación durante 24 horas y tenemos la presión añadida de que el parto ocurra en las 12 horas del ingreso’. Me dijo que aguantara en casa todo lo que pudiera y así sería más fácil evitar la cesaréa.

Estoy orgullosa de decir que pude parir a mi hijo en un hospital que considera la cesárea como la forma rutinaria de traer a un niño al mundo. Pero eso será otra historia por contar. Lo que está claro es que no son los médicos los que paren a tu hijo, ni las matronas, eres TÚ, así que informarte y lucha por la humanización al parto. ¿Cuál es tu experiencia? ¿Pudiste parir como querías? ¿Tu equipo médico tomó todas las decisiones en lugar de darte la información necesaria para que tú decidieras?

Os dejo los mejores recursos para infórmate y decidir cómo quieres traer a tu hijos al mundo. También puedes leer buenos libros.



6 comentarios:

  1. Es tan importante que sanidad y educación no sean un negocio¡¡¡
    Verte parir ha sido uno de los instantes más intensos de mi vida.

    ResponderEliminar
  2. Aquí !!!! Que bien!!! Pero quiero más!!!! Muchos besos

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado el video del parto, tengo tantas peticiones para ese día! Me pregunto como será el parto de mi hijo, y creo que aunque yo demande muchas exigencias tendré que someterme al protocolo hospitalario , aunq te prometo que luchare por imponer mi voluntad. Besos Avencia Arévalo .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mejor es estar preparada para lo que va a pasar, tener claro lo que quieres y por que lo quieres y que alguien que no sea la parturienta luche por tí en ese momento. También hay que asumir lo inesperado... Haz el trabajo de parto en casa y ve al hospital para la expulsión, así todo irá mucho mejor! Qué nervios más bonitos!!

      Eliminar
  4. Yo terminé en cesárea con mis dos partos. En el primero se hizo todo lo posible por tener un parto natural, y después de 26 horas de labor de parto fue imposible. El segundo parto intenté natural pero no tuve éxito. Yo vivo en Canadá y les aseguró aquí la cesárea no es un negocio. Los doctores hacen todo lo que pueden por un parto natural. Otra opción que tenemos es de escoger una partera si se quiere. Aun en un hospital tienes la opción de tener a tu partera en vez de un doctor. Me encanta tu blog. Saludes.

    ResponderEliminar