martes, 11 de junio de 2013

Nuestra experiencia con el colecho


Antes de ser madre tenía varias cosas muy claras. Una era que no iba a darle a mi hijo fórmula artificial, sólo pecho. Hasta el punto de regalar y donar todas las muestras de leche artificial que llegaba a mis manos. Aquí la industria es un tiburón y ya desde el embarazo te mandan muestras gratuitas desoyendo las recomendaciones de la OMS sobre el tema. La segundo es que nuestra cama era nuestra e iba a ser un espacio libre de bebés. Leyendo sobre el tema todo me parecía muy bonito y lo respeto, pero pensaba ‘Esto no es para mi. A mi me gusta dormir a pierna suelta con mi espacio y mis cambios de postura’. Entiendo que el niño no ha nacido para dormir solo en una cuna, y que necesita la seguridad de estar cerca de su madre, pero poco a poco le enseñaré que su madre está siempre disponible y cerca de cuna.

Cosleepin en la UCIN, aunque fuera sobre un sillón y el único que durmiera fuera el bebé.

Pues ni lo uno ni lo otro! Los que conocéis nuestros comienzos con la teta (y los que no los podéis leer aquí) sabéis que hubo 3 días en los que la lactancia no fue exclusiva y el bebé tomó más de un biberón, y más de dos… Pero fue por prescripción médica, y era eso o la vía con suero glucosado o perder la patria potestad del niño a favor del hospital. Sin embargo en cuanto pudimos nuestro bebé ha estado a pecho y todavía hoy sigue sin haber tomado más leche artificial.

Con respecto al colecho, nos pensábamos que dormir con el bebé era meterlo en nuestra cama, pero nos equivocábamos. Tener en brazos al bebé mientras él duerme también es colechar. Y mientras nuestro bebé estaba ingresado en la UCIN cada vez que estábamos con él estaba en nuestros brazos. Piel con piel conmigo si yo estaba allí y en brazos de abuelos o padre cuando yo no podía estar.

Cuando llegamos a casa y tuvimos nuestra cama y la cunita de bebé a su lado las primeras noches me despertaba para darle un pecho, luego el otro, esperaba a que terminase, lo separaba del pecho, y lo ponía con cuidado el la cunita. Si por el camino se despertaba (cosa que pasaba 1 de cada 4 veces) otra vez a empezar con el proceso. El resultado es que dormía poquísimo y estabas muchas horas despierta durante la noche.

Una noche dije ‘Bueno, voy a probar a meterlo en la cama mientras le doy el pecho’. Y dormimos cómo lirones! Él se despertaba las mismas veces para mamar, pero yo lo enganchaba semidormida y enseguida cogía el sueño. Así que empezamos a colechar más por mí que por nuestro bebé y poco a poco nos ha ido gustando cada vez más.

Confieso que tener una cama libre de bebés es un gustazo. Poder cambiar de postura sin miedo a despertar a nadie. No tener que estar durmiendo de lado con el dolor de cadera que da eso … Y otras muchas ventajas. Pero tener a tu bebé cerca da mucha seguridad y mucha tranquilidad y es un somnífero natural. Normalmente nuestro bebé comienza la noche en su cuna y los días que ha dormido más tiempo y he estado mucho rato sin él en la cama no he dormido tan profundamente, sobretodo los primeros meses. Y para las madres de pecho es infinitamente más cómodo porque te puedes dormir tranquilamente, y el bebé ya se separará solo, además como la toma es más tranquila no hace falta ni sacar flatos! Y aunque no soy una colechadora nata, más bien adaptada a la necesidad, despertarte y ver cómo te sonríe tu hijo no tiene precio!

Y vosotras? Compartís vuestra cama? 

12 comentarios:

  1. Yo hice colecho por necesidad y luego lo pasé a la cuna y no hubo ningún problema. Ahora solo duerme conmigo si se despierta pronto los fines de semana. Bueno, y las siestas, porque me encanta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas siestitas con tu bebé son una delicia!

      Eliminar
  2. Mi historia con el colecho se parece en mucho a la tuya :) Yo ni me lo planteaba, directamente no concebía otra cosa que no fuera cuna... Hasta que un día me quedé frita con ella encima y luego empecé a dar la teta en la cama ¡menudo cambio! lo bien que durmió ella, y lo bien que dormí yo... ;D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no ví mucho cambio en lo bien o lo mucho que dormía él... Pero la que durmió infinitamente más fui yo!!

      Eliminar
  3. Yo era de las tuyas en el tema del colecho, es más cuando los mellis nacieron los dormía en brazos y practicaba el método canguro durante horas y horas pero por la noche los intentaba pasxar a su cuna pensando en que así no se acostumbrarían pero poco a poco el cansancio iba haciendo mella en mí y muchas veces por pasar a un bebé a la cuna se me despertaba el otro y ya la teníamos liada, así que decidí meterlos conmigo en la cama y fué el papá el que se tuvo que ir por la falta de espacio.
    A día de hoy seguimos colechando todos en la misma habitación, yo con los peques en la cama grande y papá en una cama auxiliar bien pegadita a la nuestra, hemos encontrado el equilibrio que nos permite descansar para levantarnos con energía, de momento no me planteo cambios pero seguro que el tiempo será el que me vaya mostrando el camino.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me quiero ni imaginar lo que será con 2... Pero seguro que al ser 2 pasan más fácilmente a su cuarto al tenerse el uno al otro y el colchón de matrimonio volverá a ser del matrimonio. Mientras tanto a disfrutar de los bebés en la cama. Yo lo tengo más fácil porque en USA las camas son una ordinariez de grandes, king size o incluso california king que ya da hasta vergüenza! Pero como cama familiar no tiene comparación!

      Eliminar
  4. Es la tercera vez que empiezo a comentarte... A ver si ahora no me interrumpen.
    Nuestro colecho al principio era esporádico. Tenia una minicuna al lado de la cama y como era pequeñín lo cogía y dejaba sin problemas. A veces me dormía con él al pecho (tumbada of course) y así nos quedabamos. A veces era yo la que quería que durmiese con nosotros y otraa veces era el papa.
    Ahora con 9 mesesla cama se nos queda justa. Porqque el nene duerme expandido. Y la cuna no la toca casi. Se despierta máa y es más dificil calmarle.
    Para mí está siendo una experiencia muy bonita. Aunque a veces la espalda se resiente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La espalda y la cadera! El mio con 9 meses también duerme atravesado muchas veces... Algun día recuperaresmos nuestra cama, nuestra espalda e incluso nuestros abdominales! Gracias por seguir intentando comentar!

      Eliminar
  5. Hola es la primera vez que comento encontré tu blog por casualidad y me parece muy útil... de acuerdísimo contigo mi idea era bebe en cuna, papás en cama pero imposible la unica manera de dormir mejor es tenerla a la mano se despierta y tiene su calmante a un lado incluso un día nos desvelamos por una fiesta y nos dejó dormir hasta muy tarde cada que intentaba despertar le daba el pecho y caia dormida de nuevo y nosotros felices descansando el problema será cuando quiera enviarla a su cuna de regreso jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien que lo encontraras! A eso le llama una amiga mía atacar con la teta! Yo también consigo hasta 2 horas extras de sueño a base de teta! Jajajaja La cuna costará trabajo, pero con paciencia y enseñándole poco a poco que es un sitio muy chulo en el que dormir y que mamá siempre estará dispuesta a compartir la cama si él lo necesita espero que se pueda!

      Eliminar
  6. Todo igualito!!! Entré a este blog por que quería saber si era normal el dolor de cadera. Mi cadera me esta matando. Hay algo para eso? Mi bebé Tiene 2 meses también. Comencé en su cunita. Ella siempre quiere estar pegada a su leche. No le gusta ni el chupon!!

    ResponderEliminar
  7. Todo igualito!!! Entré a este blog por que quería saber si era normal el dolor de cadera. Mi cadera me esta matando. Hay algo para eso? Mi bebé Tiene 2 meses también. Comencé en su cunita. Ella siempre quiere estar pegada a su leche. No le gusta ni el chupon!!

    ResponderEliminar