lunes, 18 de marzo de 2013

Parir sin miedo… Nuestra Historia


Desde que me quedé embaraza siempre pensé que yo quería parir a mi hijo. Iba a ser YO la que lo trajera al mundo, podía haber una matrona o un médico observando el proceso, pero no iban a parir a mi hijo por mí. Busqué mucha ayuda, en muchos sitios (puedes leer más aquí) y conseguí traer al mundo a mi hijo cómo yo quería. Ésta es la historia de mi parto.

El día antes de mi fecha probable de parto, después de haber visto la segunda luna llena del mes, o la luna azul (para los más románticos), nos metimos en la cama pensando que nada iba a pasar. Todos decían que habría ‘avisos’ de que el día esperado estaba cerca, pero yo no notaba nada nuevo… Los mismos calambres en las ingles desde hace 2 semanas y poco más.

Amanecer en Miami el día del parto

A las 2 de la mañana me desperté para ir al baño (una de las tantas veces que una embaraza de 9 meses tiene que hacerlo) y note una contracción! Llevaba 4 meses con contracciones preparatorias sin dolor, pero esto fue distinto. Qué emoción! Será, no será? Otra… Si, si, si, esto tiene que ser. Después de pasar 2 horas emocionada contando contracciones y minutos (y yéndome de vareta, para qué negarlo!) decidimos que todavía faltaba mucho. Tenía contracciones cada 10 u 8 minutos así que volví a dormirme hasta las 6 de la mañana. Ya estaba claro que esto iba en serio, y aunque podía dormir entre contracción y contracción, me despertaba con cada una de ellas. No eran especialmente dolorosas, pero tenía que respirar y concentrarme para que pasaran tranquilas. A las 7 ya con el sol fuera salí de la cama y no sin esfuerzo, comí algo y otra vez a la cama, tumbada sobre un costado era como mejor me encontraba…

Después de varias horas contando contracciones, esta vez cada 5 minutos, el dolor empezaba en la barriga y se irradiaba a la espalda, justo a la altura de las caderas. En cada contracción necesitaba que alguien (en este caso mi marido o mi madre) me presionaran en la parte baja de la espalda. Aunque en todo momento la situación era bastante llevadera, entre contracción y contracción estaba como si tal cosa, hablé por teléfono con mi Doula que me tranquilizaba. Intenté meterme en la bañera, pero no estaba tan cómoda como tumbada sobre el costado! La peor parte de la contracción eran unos segunditos, la subida y la bajada no eran tan molestas.

Desayunando después de 5 horas de contracciones

Después de 8 horas con contracciones todo lo más cada 5 minutos de repente la cosa  bajó de intensidad, ya eran cada 7 u 8 minutos, así que me levanté (incluso pensando que la cosa podría llegar a pararse del todo) y me moví un poco, volví a intentar lo de dilatar en la bañera, y la siguiente contracción fue otra historia. Ya no servía lo de respirar plácidamente a esperar que pasara lo peor, tenía que mugir cual vaca, había que hacer ruido, no me preguntes por qué, pero sin el ruido la cosa se ponía demasiado intensa. Rápidamente salí de la bañera (a mi el agua no me va!) y me di cuenta de que había fisurado la bolsa. Otra contracción y la misma intensidad ‘Al hospital todo el mundo, pero ya!!!’. Mientras me ponía un vestido y unas chanclas, otra!! ‘Me da igual la bolsa del hospital, nos vamos, no vamos!!’

El viajecito en coche hacia el hospital fue sin duda el peor momento del parto. Sentía perfectamente por donde iba la cabeza de mi bebé, iba diciéndole a mi marido ‘Tengo la cabeza en el culo! Date prisa!!’ y en cuanto se me pasaba la contracción y veía lo rápido que iba lo tranquilizaba ‘Da tiempo, da tiempo!’. Que horror! Y mi madre y yo detrás agarrándonos al cinturón de seguridad!! Llegué a pensar que no llegábamos, primeriza de mí! Como si no hubiera que empujar a los niños para que salgan…

Por fin llegamos al Hospital y tengo que decir que a pesar de haberme planteado seriamente parir en casa cuando llegué al Hospital me sentí segura, y me alegró que haber esperado en casa, estuvimos en el hospital sólo 4 horas antes de que naciera nuestro hijo. Allí me encontré con mi Doula y entré en el ala de Maternidad del brazo de mi madre. Parándome a mugir por los pasillo en cada contracción las enfermeras decían con el cachondeo ‘es el primero, no?’ ‘pasa a triaje a ver cómo vas’. Cuando vieron que tenía la fuente rota y estaba de 5 centímetros se les cambió la cara y ni me pusieron los monitores a la habitación corriendo. La enfermera por el camino me preguntaba si quería la epidural y yo le dije que no. No contestó nada y respetó mi decisión, no hubo amenazas de ‘para luego es tarde’ ‘después la vas a pedir’ ‘no hay que hacerse la valiente’. Aunque me dijo (medio disculpándose) que tendría que venir el anestesista a hacerme unas preguntas de todas formas.

A partir de aquí yo ya sólo hablaba si era estrictamente necesario, no porque no tuviera nada que decir, sino porque necesitaba todas mis energías y mi concentración para parir, el momento se acercaba y es un trabajo duro… De hecho no estaba muy pendiente de lo que pasaba a mi alrededor, la mayor parte de las conversaciones de enfermera, médico, marido, etc me las contaron después, yo y mi bebé estábamos a lo nuestro.El médico que estaba de guardia fue un capullo (con perdón). Quería moverme por la habitación, eso acordé con mi médico, y no me dejó. Y como cariñosa despedida me dejó una amenaza ‘En dos horas vuelvo, y si no has progresado te pongo oxcitosina’. Tuve energías para contestarle y ponerle cada de pocos amigos! Menos mal que mi Doula habló con mi médico hecha una furia, y mi médico llamó al hospital para que me quitaran gotero y monitor, me dejaron levantarme para ir al baño. Cuando lo vi  aparecer por la puerta 1 hora más tarde me terminé de quedar tranquila.

Mi médico me pidió permiso para explorarme. Ya estaba de 9cm (y ni siquiera habían pasado las 2 horas de la amenaza)!! Aunque me lo tuvo que repetir mi Doula que se dió cuenta que yo ni flores de lo que estaba diciendo el médico. Dijo que si me terminaba de romper la bolsa iría más rápido y como me fio de él le di permiso para que la rompiera. Las contracciones seguían, y no era dolor, era otra sensación mucho más poderosa, pero llevadera. En ningún momento se me ocurrió pedir la epidural, no pensaba en ello. Pensaba en mi bebe saliendo y en mi cérvix abriéndose y poco más. En seguida mi cuerpo empezó a empujar solo con las contracciones, yo no quería! Mi Doula me dijo que podía inflamarme el cérvix, que intentara respirar en lugar de empujar, pero que si mi cuerpo empujaba que adelante! Y lo de respirar funcionó a medias… Mi médico volvió y me dijo que podía empujar (cualquier posición que quisiera).

Sin tener mucha idea de lo que estaba haciendo empecé a empujar y me alegré mucho de no tener epidural, primero, porque las contracciones dejaron de doler, completamente! Segundo, porque con el último reconocimiento pude sentir (con la mano del médico) lo dilatado que estaba mi cérvix y es una forma estupenda de motivarte y ver que todo esta listo! Y tercero porque notaba perfectamente como avanzaba la cabeza de mi hijo y como ayudarla a seguir adelante, y porque pude sentir como el médico me indicaba con su mano 'no empujes contra esto, sino contra esto otro' (y aunque fue incómodo, me ayudó mucho). Empujar fue complicado, no tenía ni idea de cómo hacerlo, me daba la sensación de que no lo estaba haciendo bien y no encontraba una postura para empujar a gusto. Es una lástima que no se pueda entrenar lo de los pujos… Es algo que requiere entrenamiento y preparación! Tras varios empujones me entró un calor horrible y empecé a quitarme el camisón del hospital (pero son unos malditos, con lazos y botones raros por todas partes…), mi marido me prenguntó ‘Te lo quito’ y yo asentí.

Por fin en mis brazos

Después de 1 hora mi médico preguntó si habíamos intentado la postura tradicional del parto hospitalario, yo sobre mi espalda… Y no, yo la había evitada porque estaba decidida a no parir así. Habíamos intentado todo lo demás y yo ya me estaba desesperando de no ver ningún avance, así que nada, a tumbarse. Pero ni enfermeras contando ni indicaciones petardas! Y la verdad es que así pude empujar de manera efectiva. Y ya estaba harta de empujar y cansada, con ganas de llegar al final, así que empuje con todas mis fuerzas, sin importarme el no ser capaz de relajar la boca y la mandíbula. Sabiendo que estaba empujando para desgarrarme mal, pero ya ni me importaba! Y seguí empujando y todo el mundo se puso muy contento de ver la cabecita, y me dijeron si quería el espejo, pero pensé ‘y ver lo poco que avanza la cabeza con todo el esfuerzo que estoy haciendo?? No gracias!!!’. Despues de 3 ó 4 contracciones me dijeron que si quería tocar la cabeza y lo hice, pero aquello más que una cabeza parecía un gajo de naranja, blandito y en media luna… Yo quería ver una cabezota ya fuera!!!! Y a seguir empujando… No tenía dolores ni molestia, pero estaba cansada y acalorada de empujar. Y llego el momento sobre el que tanto había leído y que olvidé por completo ‘el anillo de fuego’ de la coronación, vaya si llegó… Entre contracción y contracción le pedí a Dios que mandara otra contracción rapidito para poder empujar, que escozor!!! Después de 3 contracciones pensando ‘ésta es ya la última, por mi perineo que es la última!’ terminó de salir la cabeza y con ella el resto de mi bebé (2 horas para empujar un bebé de 3kg255g).

En cuanto salió lo agarre con mis manos y lo abracé, como ya he contando estaba en bolas en el paritorio, así que fue piel con piel literal desde el principio. Estaba más calentito mi hijo. Olía tan bien! Tan suavito con su vermis blanco! Y por fin lo tenía entre mis brazos! Que felicidad!

Me ha quedado un post un poco largo, pero como resumir 15 horas de parto… Si quieres leer más historias de partos sin miedo te recomiendo el libro 'Nacimientos' ¿Cuál es tu historia?

25 comentarios:

  1. Gracias por compartir tu experiencia. Me ha encantado leerla!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada! Gracias a ti por leer y cometar!!

      Eliminar
  2. jajajaja y el litro y medio de hielo que te tomates¡¡¡ y el parto entero en inglés¡¡¡ me ha encantado leerlo porque he cogido algunos detalles que se me pasaron.
    Fue una experiencia prodigiosa para mí. Admirable mi niña¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el hielito picado entraba más bien, fresquito y no tenía ni que moverme, la verdad es que incluso más cómodo que el agua!!! Y si te digo la verdad para mi el parto fue mudo, hablé poquísimo!!

      Eliminar
  3. Un parto perfecto!!

    Me alegro de que todo fuera bien!!

    Felicidades!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay nada perfecto en esta vida, o muy pocas cosas. Me hubiera gustado empujar más a mi aire, en otra postura, sin tanta prisa y más relajada. Acabé con un desgarro que tardó muchas semanas en curarse, pero bueno, como digo nada es perfecto. Aunque estoy muy contenta como cómo termino todo!!! Y ahora ya me puedo sentar, llevar vaqueros y como si tal cosa! Un abrazo!! Y cuanto te queda ya??

      Eliminar
    2. Bueno Avencia... siempre tendemos a pensar que todo podría haber sido mejor. Lo que importa es cómo fue. Fue el parto de tu pequeño y a pesar de las prisas, las postura y el desgarro, seguro que fue muy bonito y emotivo.
      A mi me quedan unas 4 semanas.... Ya veremos si decide salir antes o después! La cuestión es que ya empiezo a estar un poco ansiosa!!

      Eliminar
    3. Si. Fue muy emocionante!! Y al final del embarazo yo también estaba nerviosa, a veces con miedo, otras con ganas, pero cuando llegó el momento se pasaron todos los nervios!

      Eliminar
  4. Me ha encantado! Que bonito!! Y q ganas de que llegue, las fotos son preciosas!.:)Avencia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo pensaba en todas las mujeres de la familia, que salvo 2 cesáreas de emergencia por parto prematuro, todas, TODAS, han parido a sus hijos, abuelas, hijas y nietas, y la gran mayoría sin epidural. Así que pensé que yo venía de una familia de paridoras naturales y no iba a ser menos. Lo tenemos en los genes! Ánimo!!!

      Eliminar
  5. Que valiente..mi primer desgarro me dolio taaanto pesee a la epidural que en la vida me lo planteo. Mi madre nos tuvo a las dos sin epi y mi abuela murio de parto. Pensaba parir asi de natural pero mi preparador al parto me dijo que para qué sufrir y lo vi claro ¡Menos mal! El segundo fue provocado e infinitamente más incómodo y dificultoso para respirar y aguantar el dolor. Ahi tenía tanta epidural que empujaba porque mi medico que guiaba y salió bien porque era el segundo y ya sabía cómo era. No hubiera aguantado el dolor. Si vuelvo a parir volveré a drogarme así, me faltan arrestos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con la induccion la epidural es necesaria! Pero el desgarro son unos segundos, por muy desagradable que sea. En cuanto salio el niño lo primero que dije, fue 'duermelo duermelo!!!' Y venga pinchazos de lidocaina local! No es tan malo, de verdad!! Pero lo que cada cual elija y le funcione, bueno es!!!

      Eliminar
  6. Que gran post! Fue como estar ahí...y que magia que haya sido como querías respetado y con confianza en ti y tu hijo.
    Te conocí por madreexilio. Un placer y enhorabuena ;)
    Un besote desmadroso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué alegría!! Desmadreando por aquí!! Fue un parto muy bonito! Yo te sigo desde antes de madreexilio y también soy madre expatriada... Besos! Y gracias por la visita!!

      Eliminar
  7. Me alegro de que todo saliera bien, tal y como deseabas : ) Eso es muy importante.
    ¡Abrazos!
    Rocío
    www.ChildrenAreRight.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!! Y suerte para tu segundo, te queda nada, estoy deseando saber cómo va todo!!!

      Eliminar
  8. Preciosa experiencia Avencia!!! Gracias por compartirla con nosotros!!!!

    ResponderEliminar
  9. Wow, una historia muy inspiradora. Mis respetos por haber tomado la elección de un parto natural y sin anestecia y haberla afrontado con tal valor...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saber lo que te espera ayuda mucho a tener unas expectativas realistas y afrontarlo con naturalidad. La verdad es que en ningún momento sentí un dolor que no se pudiera aguantar y la anestesia no hizo falta! Gracias por pasarte por aquí, y por comentar!!

      Eliminar
  10. Hola, yo estoy de embarazo primerizo noveno mes. Tan solo falta una semana (según el médico) para que nazca mi hija.
    Querría saber si hay dolor sin la epidural, como yo no tengo esperiencia en el parto y después de visitar tu blog se que tu si me gustaría saberlo.
    Disfruta de tu hijo y de esta hermosa etapa de tu vida!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucha suerte con tu parto! Y no tengas miedo del dolor sin epidural. Es un dolor totalmente distinto a todo lo que hayas experimentado, y es una sensación distinta al dolor, más poderosa, y más llevadera. Y sobretodo las contracciones dan descanso, siempre! Así que se puede soportar! Animo!

      Eliminar
  11. Hola, me llamo Jeimi y soy una argentina residente en Barcelona. Soy mamá de un niño pequeño llamado Jaume que nació en mi casa.

    Decidí dar a luz en casa gracias a mi esposo Jordi. Jordi me convenció que la mejor forma de recibir a nuestro hijo Jaume era en el entorno domiciliario.

    Pero el convencerme no fue tarea fácil porque yo como estoy vinculada al mundo médico, al ser dermatóloga de profesión, pensaba que un parto seguro sólo podía tener lugar en un hospital y que el parto en casa era cosa del pasado. Pero gracias a que mi esposo Jordi me enseñó webs donde había testimonios de mujeres que habían dado a luz en casa, de leer libros especializados y sobretodo de acudir a charlas, decidí que mi parto tendría lugar en casa con una partera.

    El resultado... es que ha sido la mejor experiencia de mi vida. Traer a tu hijo al mundo en un entorno conocido y donde vivirá la etapa inicial de su vida. Apoyada por el amor de tu vida, que es tu esposo. Y vivir una emocionante experiencia natural, lejos de ser tratada como una enfermedad. Muy lindo todo.

    Gracias por escucharme.

    Somos Jeimi, mi esposo Jordi y nuestro único hijo, el pequeño Jaume.

    ResponderEliminar